Bienvenidos a Can Rull City

Un cuento bonito

Había una vez...

Hoy me gustaríacontaros un cuento. Es de esos típicos cuentos entrañables que esperoalgún día poder contar a mis hijos cuando se les lleva adormir. Peseatodo, me encantaría dedicárselo a mi amigo Vecino,ya que porsu forma de ser encaja a la perfección con la historia. Es un pelinlarga, me consta, pero creo que os puede gustar...

     Érase una vez... que había un muchacho que heredó tres tesoros de su padre, cada uno de ellos en un arcón cerrado.

    El primer arcón era grande y muy pesado. En él estaba la palabraescrita TALENTOS, y estaba llena de monedas de oro y plata, una fortunacon la que podía comprar el mundo.
    El segundo aun era más grande y pesado. En él estaba grabada la palabraCOMPASIÓN y estaba lleno de anillos mágicos. Cada anillo permitía a lapersona que lo llevaba sentir las emociones de la persona o criaturaque deseara
    El tercero era el mayor de los tres y también el más pesado. En élestaba escrita la palabra HONOR, pero el muchacho desconocía sucontenido.

    El chico tenía dos llaves, una para el arcón de los TALENTOS y otrapara el de la COMPASIÓN. Pero su padre no le había dejado la llave delHONOR. Su padre le había dicho que debía usar los talentos y que lacompasión era algo que siempre debía tener a mano y a plenadisposición. El honor, le había dicho, es algo que sueledesaprovecharse fácilmente. Para poseerlo, el muchacho debía encontrarpor sí mismo la llave que abría el arcón.

    El chico cogió el gran arcón de los talentos y lo gastó con cuidado.Por cada talento que gastaba recibía de un hombre el título de unaparcela de tierra, y acabó poseyendo el mundo entero.

    Después cogió el arcón más grande y pesado:el de la compasión. Uno trasotro se colocó todos los anillos en los dedos y pudo comprender lasesperanzas y los temores de todas las personas y animales del mundo.Cuando hubo acabado, los amaba a todos y se convirtió en un grangobernante.

    Por último cogió el arcón del honor y buscó una llave para abrirlo.Dondequiera que fuese, ordenaba a sus sirvientes que llevaran todas lasllaves que encontraran y que las probaran. Mucha gente lo instó a querompiera el arcón y viera su contenido, pero el joven rechazó lasugerencia, porque la violencia no podía ser la llave del honor.Durante 10 años dio la vuelta al mundo sin encontrar la llave del honor.

     - Alguien la esconde - pensaba -, pero la encontraré.

    Volvió a salir de su mundo, llevándose con él el arcón de la compasión.Cuando alguien se acercaba para darle más llaves se ponía un anillopara ver si sus corazones escondían alguna llave especial que lepermitiera abrir el arcón. Muchos volvieron a insistir en que rompierael arcón, pero el hombre, ya mayor, senegó.Volvió a viajar durante 20años más pero no consiguió encontrar la llave del arcón del honor.

    - Poseo el mundo y los corazones de todos sus habitantes - pensaba -¿Como puede un hombre sin honor gobernar el mundo y sus corazones?.

     Volvió a salir al mundo, llevándose consigo tambien el arcón de los talentos, lleno de heroicidades.

    - No he encontrado la llave del honor y no puedo gobernar este mundo nilos corazones de su gente si no tengo honor - dijo a sus servidores,entregando a cada uno de ellos una parcela de tierra y un anillo mágico.

    Muchos volvieron a insistir en que rompiera el arcón, pero el ancianose negaba constantemente. En los últimos 40 años había recorrido elmundo tres veces y ya era un hombre muy mayor.Ya sólo le quedaban tresarcones, dos de ellos vacios y uno que no podía abrir.

    - En una ocasión el mundo y toda la gente me pertenecieron. Ahora mistalentos han desaparecido, se me ha acabado la compasión y no tengonada que dejarle a mi hijo, salvo este arcón que no puedo abrir.

    Pero cuando tocó el arcón con la mano, éste se abrió y vió que en suinterior había dos arcones cerrados. En uno estaba la palabra grabadaTALENTOS, y en el otro COMPASIÓN, y cada uno tenía su llave puesta.

    - Ahora lo entiendo -se dijo-. El honor no es algo que pueda gastarse outilizarse,sino algo que hay que consevar.La clave del honor esconservarlo, siempre, y transmitírselo a tu hijo como herencia. ¡Comome alegro de no haberme cansado nunca de cargar con él y de no haberloroto para conocer su contenido!.

    Con mucho cuidado sacó los arcones de los TALENTOS y de la COMPASIÓNfuera, y al cerrar el del honor, vacio,el arcón volvió a pesar lo mismoque cuando tenía los dos arcones en su interior. Entonces hizo llamar asu hijo.

     - Hijo, yo ya soy muy mayor y me gutaría darte estos tres tesoros...


Siento el palazo delectura, pero me ha parecido una historia muy bonita y muy digna decontar en un blog como éste. Espero que no os haya aburrido y que oshaya gustado, tan solo, la mitad que a mi.

Papa, ¿me lees otro cuento?

Comentarios

k chuloooooooooooooooooooooooooooooooooo

huauy es fantastico oo es muy macnifico o huau

esta muy feo esta mejor el de los teletubbis

esta genial por que te da a entender qe el honor todos lo tienen pero solo que ai que tenerr pasiencia para poder entenderlo :D

ME ENCANTO PERO ERA MUY LARGO !!!!!!!!!

esta bonito no lo puedo negar

esta muy padre pero con muchas faltas de ortografia

bonito

IMPORTANTE:QUIERO TENER SEXO TENGO 18 AÑOS COMENTEN AQUI PARA CHATEAR TU Y YO AMORZX Q TENGO GANITAS¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

amor te acuerdas cuando me metistes el pito atinale q ..tengo ganas de q me metas otra vez el pito=verga andale si como antier lo hicistes ok amor aaaaayy a si sige aaaaayyyy aaaaa rico siento :)

Añadir un Comentario: